Para la Naturaleza siembra unos 12,000 árboles después del huracán María

Publicado: 16 de septiembre 2018
Autor: Gerardo E. Alvarado León
Publicado por: El Nuevo Día
A través de su programa Hábitat, busca devolver el verdor que se perdió tras el paso del ciclón. Con la ayuda de 1,800 voluntarios, la organización sin fines de lucro Para la Naturaleza ha sembrado unos 12,000 árboles en toda la isla como parte de su programa Hábitat, creado en respuesta a los daños causados por el huracán María hace un año. “Están sembrados y en proceso de acompañamiento”, dijo el presidente de Para la Naturaleza, Fernando Lloveras, en referencia al mantenimiento y cuidado adecuados para que las pérdidas sean mínimas. Hábitat, que tiene como meta la siembra de 750,000 árboles en siete años, da a los ciudadanos un rol protagónico. Por eso, en las siembras han participado 33 escuelas y universidades, 30 organizaciones sin fines de lucro y comunitarias, y 15 auspiciadores o colaboradores corporativos.

El enigma del balance de carbono en la Amazonía

Publicado: 14 de septiembre 2018
Publicado por: El Espectador
La capacidad de captura de carbono de los bosques amazónicos depende de una compleja conexión entre el clima, el suelo y los árboles, pero a pesar muchas investigaciones, los modelos climáticos aún no han podido calcular realmente cuántos árboles tiene, a qué velocidad crecen y cuánto cambia su capacidad para capturar carbono. La Cuenca del Amazonas contiene la selva húmeda más grande del planeta. Va desde el océano Atlántico hasta los Andes y se extiende por más de 5.6 millones de kilómetros cuadrados y 9 países. Sus bosques contribuyen al 20% de los recursos hídricos del planeta, y el carbono que almacena su biomasa (entre el suelo y los árboles) es casi 10 veces las emisiones de dióxido de carbono del mundo, de gases de efecto invernadero. Es en definitiva un importante sumidero de carbono.

Una revolución agroecológica

Hoy los Vasquetto sienten que transitan el camino de la satisfacción, porque desde hace un lustro “producimos carne con una carga tres veces superior a la mayoría de los campos de la zona, sin agroquímicos ni fertilizante, ningún insumo, solo producimos pasto a base de energía solar”.