En la frontera, los pequeños agricultores enfrentan grandes problemas de migración, cambio climático y política alimentaria

Print More

Publicado: 31 de enero 2018

Ciudad Juárez en la frontera entre Chihuahua y Texas, ha sido históricamente un nexo de migración y flujos de capital global. Ahora que la presidencia de Donald Trump revivió los debates internacionales sobre ambos, la organización internacional de pequeños agricultores, La Vía Campesina, se reunió en todo el mundo a principios de noviembre para examinar las conexiones entre el trabajo con salarios bajos, la migración y el medio ambiente.

Las universidades locales también copatrocinaron eventos que llevaron a la comunidad mexicana junto con agricultores e investigadores de Haití, Nicaragua, Italia, España, Canadá, Colombia, Argentina, México y los Estados Unidos en la V Reunión sobre Migraciones y Trabajo Salarial. Activistas agrícolas de todo el mundo examinaron el estado de los derechos de los migrantes, la justicia climática, la seguridad alimentaria y el libre comercio, entre otros temas.

Juárez fue el lugar de elección para que La  Vía Campesina se reuniera. En las orillas de esta ciudad de alrededor de 1,4 millones de personas, los camiones de las carreteras y autopistas de libre comercio cargan con productos producidos para la exportación en más de 300 fábricas de bajos salarios. Los migrantes constituyen un sector importante de la población.

LEER MÁS AQUÍ
LEER MÁS ARTÍCULOS EN ESPAÑOL AQUÍ

Comments are closed.